Biografía

Yissy García | Official Website

Sígueme en

Biografía

Lo importante es la ambigüedad, la fusión entre tradición y vanguardia, sus maneras de desdibujar las fronteras del latin jazz, la electrónica, el funk, el R&B, la música afrocubana.

yissy-bio

Pronto Última Noticia se colaría en la escena musical de la isla como uno de los referentes del jazz contemporáneo, a pesar de que el sonido Bandancha responde a otras pulsiones, a la sinergia entre sus músicos, a esas composiciones sui generis cargadas de energía.

Compositora, baterista, una de las artistas más potentes de la nueva generación de músicos cubanos. Suyo es el groove detrás de las baquetas, suyo es el impulso creativo. En ella, con solo 30 años, lo importante es el ritmo, el modo en que las emociones son atrapadas por el lenguaje sonoro, como si la batería fuese una extensión más de su cuerpo. Lo importante es la ambigüedad, la fusión entre tradición y vanguardia, sus maneras de desdibujar las fronteras del latin jazz, la electrónica, el funk, el R&B, la música afrocubana.

Hija del percusionista Bernardo García, fundador de Irakere y del grupo de Arturo Sandoval, Yissy nació el 29 de mayo de 1987 en Cayo Hueso, barriada habanera, tierra de otros grandes de la música cubana como Chano Pozo y Gonzalo Rubalcaba. Desde pequeña, envuelta en un ambiente musical, iba a los ensayos de Irakere junto a su padre. Entre descansos, incursionó en todos los instrumentos, siendo la batería aquel que captó su atención. A los nueve años comenzó los estudios elementales de música en la especialidad de percusión clásica en la escuela Manuel Saumell y continuó el nivel medio en el Conservatorio Amadeo Roldán.

Para el año 2002 participó en el Festival de Percusión PERCUBA, más tarde, aún siendo estudiante, recibió una invitación para tocar como solista junto a la Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba, bajo la dirección de la reconocida maestra Zenaida Romeu. Por aquella época obtuvo el Premio Especial en el Festival Internacional Fiesta del Tambor y la Mención Especial por Acompañamiento en el Festival Internacional de Jóvenes Jazzistas JoJazz 2005, certamen donde repetiría en 2006 con el Segundo Premio de Interpretación.

Este año fue importante para su carrera, no solo porque participó junto al Quinteto Chico de La Habana— un grupo formado por sobresalientes alumnos del Conservatorio— en el Festival de Jazz de Barbados, donde compartió escenario con prestigiosos jazzistas del mundo como Horacio Hernández (El Negro), Giovanni Hidalgo, Arturo Tappin y Roy Hargrove; sino porque Yissy, recién graduada, se convirtió en la mujer detrás de la batería en la popular orquesta de música cubana Anacaona, una agrupación con varias décadas de historia en la escena insular, en cuyas filas militaría cerca de cinco años y que sería, sin duda, una escuela para la joven percusionista, quien tuvo que enfrentarse por primera vez a géneros como la salsa, la timba, el son; y sobreponerse al desafío que representa tocar a la par dos instrumentos como la batería y el timbal.

Con esa agrupación se presentó en escenarios de toda Cuba y el mundo, entre ellos los festivales de Curazao, Martinica, Trinidad Tobago, Santa Lucía y Aruba, oportunidad donde tocaría junto al saxofonista estadounidense David Sanborn.

El 2006 supondría además la entrada de Yissy a Interactivo, ese espacio de creación abierto liderado por el pianista Robertico Carcassés y donde intervienen varios artistas, algunos de ellos con sólidas carreras profesionales, otros apenas en los primeros compases, pero que juntos suenan como un team todoterreno. Diez años de Yissy en este proyecto, diez años haciendo “timba-funky”, experimentando con sonidos afrocubanos, con la música popular bailable.

Ella, que no solo ha seguido la ruta del latin jazz, sino que ha subido a escena junto a Raúl Paz, Kelvis Ochoa, Joaquín Betancourt, Alexis Bosch, Orlando Sánchez (CubaJazz), Yasek Manzano; que para 2011 viajaría a Angola para impartir clases de percusión en el Centro Polivalente Mapess; que en 2013 se alzaría con el primer Premio de Batería en el Concurso Master Jam Festival, celebrado en Odessa. Ella, que compone desde el piano, un día del año 2012 se dijo a sí misma que ya era hora de tener banda propia. Se dijo, además, que esa banda, inevitablemente, tenía que contar con un Dj entre sus filas y que esa “militancia musical” estaría respaldada, sobre todo, por la fusión entre lo electrónico, el hip-hop, el R&B, el funk, el latin jazz y la música cubana.

Yissy, que admiraba a un pianista singular, Herbie Hancock—quien mezclaba también la música electrónica en sus presentaciones—, que desde los tiempos de Anacaona conocía a Dj Jigüe, integrante del grupo Obsesión, se dijo que su banda debía sonar diferente. En esa sucesión de hechos estaría entonces la génesis de todo lo que vino después.

Y lo que vino después sería más o menos lo siguiente:

Cerca de siete músicos en un mismo escenario, composiciones pensadas para piano, bajo, trompeta, batería, guitarra, percusión y máquinas. Yissy, con solo 24 años, líder de un proyecto en la avantgarde de la música cubana contemporánea y cuyo concierto debut tendría lugar el 4 de agosto de 2012, en el Teatro de Bellas Artes de La Habana. Un concierto debut que marcaría el inicio de Bandancha, agrupación que luego terminaría (re)pensándose en un quinteto: Jorge Aragón (piano), Julio César González (bajo), Julio Rigal (trompeta), Dj Jigüe (máquinas) y Yissy (batería). Todos músicos poderosos, de referencia obligada en la Cuba actual.

Para Bandancha, Yissy compondría temas como Cambios, Pequeña sambita, Te cogió lo que anda, Mr. Miller (inspirado en uno de los íconos del jazz, el bajista neoyorquino Marcus Miller), entre otros incluidos en un álbum primigenio: Última noticia, pionero en financiamiento por crowdfunding en la isla, grabado en los Estudios Abdala en 2015; editado de manera independiente en 2016, y licenciado por la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (Egrem) en 2017.

Pronto Última Noticia se colaría en la escena musical de la isla como uno de los referentes del jazz contemporáneo, a pesar de que el sonido Bandancha responde a otras pulsiones, a la sinergia entre sus músicos, a esas composiciones sui generis cargadas de energía, imposibles de disfrutar si estamos sentados tranquilamente en una silla. Pronto este primer álbum sería nominado a la XXI Feria Internacional Cubadisco 2017, donde mereció dos premios en las categorías de Ópera Prima y Diseño.

Durante los meses de febrero y marzo de 2015, la banda giraría por cinco ciudades de Estados Unidos: New York, Washington, Miami, Knoxville y New Orleans. En junio, por su parte, este proyecto sería uno de los artistas invitados a la primera edición de AM-PM “América por su Música”, una plataforma de encuentro organizada por la Fábrica de Arte Cubano (FAC) para los profesionales de la música en América Latina.

Luego, para agosto de ese mismo año, se presentarían en la sala El Ciervo Encantado. Un concierto donde el jazz, el funk y los sonidos electrónicos se fusionaron con la rumba y otros ritmos afrocubanos para crear un espectáculo que combinara otras manifestaciones artísticas y urbanas. Aquella presentación conformaría el primer DVD del proyecto: Descarga con Bandancha, editado de manera independiente en 2016.

Noviembre de 2015 llegaría con “Una noche en Latinoamérica”, evento regional de la Asociación Latinoamericana de Managers Musicales (MMF Latam) con conciertos simultáneos en el continente, donde YISSY & Bandancha compartió cartel con Harold López-Nussa y Eme Alfonso en la Fábrica de Arte de La Habana.

Más tarde, en marzo de 2016, la banda llegó al Festival HavanaWorldMusic —que reunió en aquella oportunidad a varios artistas como Juanito Makandé (España), Centavrvs (México), entre otros—, y llegó también a Austin, Texas. En la capital mundial de la música en vivo este quinteto, liderado por Yissy, formó parte del séquito cubano —junto a Kelvis Ochoa, Telmary, Daymé Arocena y La Flota— que levantó el nuevo estandarte de la sonoridad insular en el festival South by Southwest (SXSW), como parte del showcase Sounds from Cuba, presentado por Roads&Kingdoms y la Fábrica de Arte Cubano.

YISSY & Bandancha, por su parte, estrenaría también en el año 2016 el primer videoclip de la agrupación, Mr. Miller, dirigido por Héctor David Rosales, un video que, según NoFM Radio, es “una hermosa mezcla de ritmos y texturas”. El clip tendría luego dos nominaciones en los Premios Lucas 2016, uno de los certámenes más importantes de la escena cubana, en los apartados de Video instrumental y Artista novel.

Pero las celebraciones por el Día Internacional del Jazz llegaron por primera vez a La Habana a finales de abril de 2017. Con ellas desembarcaron en la isla algunos grandes del género como Herbie Hancock, Marcus Miller, Richard Bona, Esperanza Spalding, entre otros. Junto a la cantante y bajista estadounidense, YISSY & Bandancha ofrecería un concierto memorable en el“Tablao” del Gran Teatro de La Habana “Alicia Alonso”.

Con Bandancha, recibiría en dos ocasiones (2014 y 2016) el Premio Cuerda Viva, un festival de música alternativa en la Isla. Actualmente la agrupación cubana prepara una gira por Estados Unidos y varios países de América Latina, mientras que en mayo último estrenaron en las plataformas digitales su nuevo videoclip Pequeña sambita, dirigido por Manuel Ortega.

Pero otros proyectos también hacen de Yissy una artista fuera de serie: para el año 2014 la joven compositora participó en una jam session en el Hotel Meliá Cohíba donde conoció a la saxofonista Jane Bunnett, quien la invitó a formar parte del line up de Maqueque, agrupación que evoca el espíritu de la mujer joven en el dialecto afrocubano más antiguo.

Ella, junto a Yusa, Daymé Arocena, Magdelys Savinge, Danae Olano y Celia Jiménez, se unió a la artista canadiense para grabar el fonograma: Jane Bunnett and Maqueque, merecedor en el 2015 del Premio Juno al Mejor Álbum de Jazz. Luego grabaría un segundo disco, Oddara bajo el sello Linus Entertainment (2016). Con Maqueque se ha presentado en los más importantes festivales de Canadá y Estados Unidos.

En el 2014 desanduvo también los escenarios de Argentina junto a Yusa, Kelvis Ochoa y William Vivanco en un tour que tuvo por nombre El sur suena a cubano. Acompañaría además a Omara Portuondo en su gira por México; mientras que para el año 2015 viajó a Japón junto a Yusa. En marzo de ese mismo año fue parte de la banda Women of TheWorld, junto a Eme Alfonso, Mélissa Laveaux, Ellen Andrea Wang y Lucía Rey, quienes se presentaron en aquella edición del Havana World Music. Mientras que en octubre participó en el Festival Les Voix Humaines, organizado por la Oficina Leo Brouwer, en un concierto junto a la espectacular Badi Assad, en el Teatro Mella de La Habana.

Entre sus colaboraciones discográficas resalta el fonograma Feeling Marta, de Gema Corredera, merecedor del Premio Cubadisco 2016 en el apartado de Trova. Un álbum que marcaría el debut de Yissy en un género antes no explorado por la baterista: el feeling.

Pero la versatilidad de Yissy detrás de la batería traspasó las fronteras del show, convirtiéndose también en un referente para varios concursos en Cuba y Estados Unidos. Por tres años consecutivos ha sido jurado del JoJazz, y desde el 2016 del Concurso Internacional anual “Hit Like a Girl” donde evalúa el trabajo de mujeres bateristas, sumándose así a una prestigiosa lista de jueces donde resalta un nombre, Terry Lyne Carrigton, célebre baterista norteamericana que la invitó a impartir una clínica sobre ritmos insulares en el Berklee College of Music en el 2015. Mientras que la Feria Internacional Cubadisco 2017 la convocaría como uno de los jueces para su más reciente edición.

La Flota, una banda donde militan otros músicos cubanos como X Alfonso, David y Ernesto Blanco, y cuya bandera representa las diversas sonoridades del rock and roll, es otro de esos proyectos que deben incluirse en la biografía de esta artista, donde resalta además la Banda XX, una agrupación únicamente de mujeres —de ahí el rejuego con el cromosoma femenino— que dirigió en Festival Jazz Plaza 2016 y que reúne a un grupo de talentosas artistas de la escena cubana como Daymé Arocena y Zule Guerra.

Pero otro momento definiría la trayectoria artística de esta drummer cubana: Es abril. Es 2016. Es el Comité Presidencial para las Artes y las Humanidades. Varios artistas norteamericanos viajan a La Habana para tocar e intercambiar con músicos cubanos. Con esa delegación llegan algunos cracks: Smokey Robinson, Usher, el violinista Joshua Bell, Dave Matthews, entre otros.

Y Matthews, rockero, líder de Dave Matthews Band, Premio Grammy por el single “Gravedigger”, sube al escenario de la Fábrica de Arte Cubano secundado por otro freak del rock and roll e integrante de la Generación de los Topos en Cuba: Carlos Varela. A ambos artistas los sigue una banda de lujo: Aldo López Gavilán (piano), Yissy García (batería) y Julio César González (bajo). Desde entonces, Matthews y Varela, sonarían en otras latitudes gracias a la sinergia de esta banda que lograron reunir en aquella ocasión.

En noviembre de 2016 la percusionista cubana tocaría en el Lincoln Center de Nueva York junto al maestro Joshua Bell, la Orquesta de Cámara de La Habana, el pianista Aldo López Gavilán, Carlos Varela y el propio Dave Matthews; concierto que fuera grabado por la Public Broadcasting Service (PBS), como parte de la serie Live at Lincoln Center, y nominado en el 2017 a los Premios EMMY. Junto a Matthews y Varela, por su parte, protagonizaría conciertos en Washington, y en Cancún, México. Desde entonces, o quizás un poco antes —desde el proyecto La Flota—,Yissy García, baterista, compositora, amante del jazz, de la electrónica y de toda fusión que al final conlleve a la buena música, también incluiría el rock and roll en su repertorio.